martes, 16 de diciembre de 2008

Cielos abiertos, Mentes cerradas

Este es el título de un libro de temática ovni (Gracias, Santi Camacho) que la verdad, en este blog y para este post no viene al caso, pero que se me vino a la mente recientemente, ante una noticia sorprendente .

Quizá algunos consideren que los defensores de Linux somos demasiado vehementes, o que incluso llegamos a ser algo agresivos. Pero es raro el día que alguien no nos demuestra que hemos de seguir trabajando en dar a conocer a la gente la realidad con respecto al software libre.

Aunque parezca mentira, todavía quedan personas que creen en que la tierra es un disco plano, que Dios creó el mundo, que todos los planetas giran en torno a la tierra y, sorprendentemente, que Linux es ilegal.... Si, si... Ilegal... Y lo expresan sin tapujos.

Este documento, demuestra hasta donde llega el ostracismo humano. Hasta donde, las mentes cerradas y dogmáticas, pueden llegar, mintiendose a si mismas (¿tendrán que leer el libro del gran Daniel Goleman "El punto ciego"?), y repitiendose una y otra vez, sin descanso, que el mundo es tal y como sus gurús dicen y ven... Este es el caso de una profesora estadounidense, que viendo como uno de sus alumnos distribuia una versión de linux (HeliOS) no solamente le ha amonestado y confiscado las copias, sino que se ha permitido el lujo de escribir al responsable de dicha distribución para increparle y dudar sobre la legalidad de sus actos (si... si... legalidad... tal y como suena). El texto está en inglés, pero merece la pena : http://linuxlock.blogspot.com/2008/12/linux-stop-holding-our-kids-back.html .

Aunque quizá no tengamos que irnos tan lejos para tener ejemplos claros de esta cerrazón. En nuestro propio país seguimos teniendo ciertas organizaciones con ánimo de lucro, que siguen llamando piratería a lo que los jueces, una y otra vez, denominan actos perfectamente legales. Todavía nuestra querida SGAE sigue diciendo que la compartición de archivos en redes P2P es un delito, cuando los jueces han sobreseido todos los casos de páginas de torrent y de enlaces a megaupload y rapidshare, que han sido denunciados. Si no es delito, no es delito. Y si no hay ánimo de lucro, no es delito. Así de simple. Pero algunos lo siguen llamando piratería.

Cielos abiertos, mentes cerradas. Quizá si venga al caso. No es que los defensores del software libre sean los nuevos paladines de la libertad. No es que vayamos a ser los nuevos gurús, o los nuevos mesias. Nada más lejos de la realidad. Lo que si terminamos siendo son las barricadas. Los que enseñen a los demás que hay algo más, que la realidad dogmática que algunos nos intentan inculcar. Mostrar los cielos abiertos, a las mentes cerradas.

2 comentarios:

Flora Miles dijo...

Muy interesante tu exposición.

Mortadelo dijo...

Sinceramente, soy un usuario contento con el software de Microsoft. Lo intente con Linux y me resulto muy dificil.